Castell Vell, un viaje en el tiempo a la cuna de Castelló


El más cautivador turismo activo en la capital de la Plana es ascender al cerro de la Magdalena para visitar el lugar donde se gestó la ciudad


Habitado desde el neolítico, los musulmanes erigieron allí un castillo almohade en el siglo X que se considera el origen de la actual ciudad. Pero dos siglos más tarde, tras ser conquistado por los cristianos, el rey Jaime I autorizó en 1251 el traslado de la población desde la agreste montaña hasta un lugar mucho más fértil y rodeado de huertas: la alquería de Benirabé. Allí, Castelló… de la Plana fue creciendo y consolidándose como referente del Mediterráneo. Además, como guinda, puede visitarse la ermita de la Magdalena, lugar de peregrinación de la Romería de les Canyes, momento álgido de las principales fiestas castellonenses.

Fuente: Grupo RV Edipress / Fotografías: Grupo RV Edipress

Más información: castellonturismo.com


CASTELLÓN


Ascender tranquilamente al cerro de la Magdalena supone no solo una excelente manera de practicar senderismo a las afueras de Castelló, sino también emprender un apasionante viaje en el tiempo de once siglos, para conocer el origen de la ciudad y admirar este patrimonio arqueológico, catalogado como Bien de Interés Cultural.

Durante todo el año el Castell Vell y su Centro de Intepretación pueden visitarse por cuenta propia mediante paneles explicativos, o a través de audioguía para móviles.

Cabo Prior: Es uno de los espacios más emblemáticos de Ferrol, ideal para contemplar la puesta de sol, y desde donde se observa la tortuosa Costa Ártabra. El Faro de Cabo Prior, de más de 100 metros de altura, lo preside y junto al él una escalera encajada en la roca lleva hasta la sirena, que advierte a los buques de la proximidad de la costa cuando las señales luminosas son inservibles por la niebla.

El recorrido consta de seis paradas bien señalizadas:

  • 1–Estructura del Castell Vell, distribuido en tres recintos amurallados independientes.
  • 2–El Albacar, refugios temporales para la población.
  • 3–La Alcazaba, en la parte más elevada, donde se administraba el distrito catastral.
  • 4–La casa andalusina, la más conocida del conjunto, de planta rectangular y 85 m2 de superficie.
  • 5–El Territorio del Castell, o estructura del entorno.
  • 6–El Poblado, donde residía la mayor parte de la población.

 La ermita de la Magdalena, integrada en la zona del Albacar, está excavada en la roca. En el siglo XV se construyó el pórtico, la capilla y el establo; y dos siglos después, la cocina y el aljibe. En un muro exterior hay pinturas murales del siglo XIV.


 

signature
Previous
Quédate en España… ¡y redescubre Granada!
Castell Vell, un viaje en el tiempo a la cuna de Castelló